ENS Alcalá

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre,
y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.

Efesios: 5, 31

Los Equipos de Nuestra Señora se definen como Movimiento Cristiano-Católico de espiritualidad conyugal y ayuda mutua, en la vida diaria de los matrimonios cristianos.

Vivimos una época de contrastes y sabemos que eso es difícil y todavía más si estamos solos. Necesitamos la ayuda, la interpelación de otras parejas, y la amistad y el acompañamiento de un sacerdote.

La palabra "equipo" ha sido elegida con preferencia a cualquier otra porque implica la idea de una finalidad precisa, perseguida en común. Porque se ayudan mutuamente en el progreso espiritual y humano. Los EQUIPOS quieren subrayar su seguridad de que María nos conduce a Jesucristo, quien es el centro de la vida espiritual de los miembros de los ENS. Nadie está obligado a ingresar ni a permanecer en ellos. Pero los que ingresan, deben ser fieles a lo que pide el Movimiento.



Los matrimonios que formamos los ENS queremos convertir todas nuestras actividades en una colaboración con el plan evangélico que Jesús nos propone para ser felices. Por eso estamos comprometidos al servicio de nuestros hermanos en la familia, en el trabajo, en la Iglesia y en la sociedad, los equipos no somos "guarderías de adultos".

Los matrimonios de los Equipos de Nuestra Señora, en todos sus comportamientos ordinarios, procuran dar testimonio de su cristianismo. Tienen a gala haberse unido bajo el signo del Sacramento del matrimonio, bendecido por el mismo Jesucristo. Su vida ordinaria se desarrolla dentro de un espíritu de amor conyugal y de servicio al cónyuge y a los demás en todos los órdenes.

Procuran ofrecer su colaboración a todas las necesidades en las que pueden ser útiles para ayudar a la sociedad.

La ayuda fraterna preside su estilo, para con sus compañeros de Equipo y para con sus vecinos o compañeros de trabajo. Se prestan a trabajar en la política para la mejora de las condiciones de vida de los pueblos en los que viven.

Prestan su leal colaboración a asociaciones o entidades promovidas por la Iglesia, en las que les es posible, y orientadas a la evangelización del pueblo. Su forma de ser y sus relaciones son elementos de difusión del carisma del Movimiento de los Equipos de Nuestra Señora.

"Si los Equipos de Nuestra Señora
no son un semillero de hombres y
mujeres listos a asumir con coraje
todas sus responsabilidades
en la Iglesia y en la ciudad,
pierden su razón de ser"


(P.Henrí Caffarel)

«Dónde estén dos o más reunidos en mi nombre,
Yo estoy en medio de ellos»

(Mt. 18, 20)

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal